Vender una empresa con deudas o cerrarla en el 2023

Índice

Vender una empresa con deudas es un proceso complejo que requiere planificación cuidadosa y consideración de varios aspectos importantes.

En este artículo, exploraremos los puntos clave y la documentación implicada en este tipo de transacciones, destacando la responsabilidad de las deudas después de la venta, las opciones de venta disponibles, la importancia de la transparencia y la relevancia de la notarización y el registro de documentos.

Es crucial entender la importancia de una liquidación ordenada y considerar alternativas a la venta total de la empresa.

Algunas de estas alternativas cuando se realiza la  incluyen el cambio de administrador, el concurso voluntario de acreedores o la reestructuración de la empresa. Estas opciones pueden ofrecer soluciones viables y evitar la venta completa de la empresa.

Tanto si eres propietario de un negocio que desea vender una empresa con deudas, como si eres un potencial comprador, comprender las implicaciones legales y financieras es esencial para garantizar una transacción exitosa y legalmente vinculante.

En resumen ala hora de vender una empresa con deudas, abordaremos los siguientes temas :

    • Responsabilidad de las deudas después de la venta.

    • Opciones de venta disponibles.

    • Transparencia y notarización de documentos.

    • Liquidación ordenada y alternativas a la venta total.

A través de este artículo, te brindaremos información relevante y útil para tomar decisiones informadas en la venta de una empresa con deudas.

Consejos antes de vender una empresa con deudas.

Sigue habiendo quien piensa que vender una empresa con deudas significa que de un plumazo te puedas quitar todas tus responsabilidades para con ella y para con terceros. Nada más lejos de la realidad.

De hecho, aunque la vendas, durante dos años y como administrador que sigues siendo, vas a ser responsable del negocio.

Nuestro consejo es que andes con mucho ojo y no te dejes embaucar si el argumento del comprador es que en un negocio de compra venta de empresas con deudas te vas a poder desentender y vas a poder deshacerte de las responsabilidades contraídas por ellas.

Ten siempre presente que las deudas de empresas no se volatilizan ni desaparecen con el simple hecho de cambiar de propietario y permanece atento porque puedes toparte con compradores sin escrúpulos que lo que buscan en realidad es estafarte aprovechando tu débil situación.

Al plantearte vender tu empresa con deudas te recomendamos meditar varias propuestas, además de que consideres si llevar a cabo una venta total o parcial.

Una tercera opción pasa por mantener el control de la empresa pero ceder su dirección y seguir con la actividad aunque actuando bajo estricto asesoramiento de profesionales. Aunque esto no se considera por muchos como una venta real.

Otro punto importante que no debes pasar por alto es el relacionado con los avales que están a tu nombre. Lo ideal sería que al vender la empresa con deudas estos avales pasaran a cargo de personas solventes y con credibilidad suficiente para garantizar su buen cumplimiento, pero como ya estarás imaginando esto es algo que se antoja muy complicado.

Factores clave en la compra da empresa con deudas.

Actualmente, sí es posible comprar una empresa con deudas, pero es importante tener en cuenta los siguientes factores clave:

    • Compromiso como gestor: Aunque vendas tu empresa, seguirás teniendo responsabilidades como administrador durante un periodo de dos años desde la fecha de venta. Esto significa que, a pesar de que el nuevo propietario se comprometa a asumir las deudas, oficialmente seguirás siendo responsable hasta que transcurra el tiempo establecido.

    • Venta total o parcial: Considera si es más conveniente vender la empresa en su totalidad o solo una parte de ella. En algunos casos, puede ser beneficioso vender una porción del negocio para obtener una segunda oportunidad y buscar soluciones para superar la situación financiera difícil. También puedes optar por ceder la dirección de la empresa a otros mientras mantienes el control de la compañía. En este aspecto, contar con el asesoramiento de expertos puede ser de gran ayuda para encontrar la mejor estrategia y superar la crisis financiera.

    • Deudas avaladas a tu nombre: Si tienes deudas que están avaladas personalmente, esto puede complicar el proceso de venta. En caso de vender la empresa, los avales no podrán ser transferidos automáticamente. Esto implica que deberás buscar soluciones para gestionar estas deudas avaladas y asegurarte de que el comprador esté al tanto de esta situación.

Tomar en consideración estos tres puntos te ayudará a comprender mejor las posibilidades y limitaciones en tu situación particular al momento de vender una empresa con deudas.

Recuerda que contar con el apoyo de profesionales especializados en el campo financiero y legal puede ser fundamental para tomar decisiones informadas y encontrar la mejor solución para ti y tu negocio.

Responsabilidad de las deudas tras la venta de una empresa

A la hora de descargar un negocio con pasivos financieros, es esencial ser consciente de las responsabilidades que conlleva.

Cabe destacar que el anterior propietario seguirá siendo responsable de todas las cuestiones que surjan en los dos años siguientes a la venta.

Esto significa que cualquier obligación pendiente o asunto legal será responsabilidad del vendedor, por lo que debe tenerse en cuenta a la hora de plantearse la venta de una empresa con deudas.

Además, es importante recordar que un comprador no tiene la potestad de absolver al anterior propietario de ninguna deuda. Incluso si un comprador afirma que lo hace, no es legalmente exigible y el propietario inicial seguirá soportando la carga de cualquier obligación.

Por lo tanto, es importante ser transparente y asegurarse de que toda la documentación pertinente está en orden antes de vender una empresa con deudas.

De esta forma, ambas partes pueden estar seguras de que no surgirán problemas legales inesperados en el futuro.

Opciones en la venta de una empresa que tiene deudas.

A la hora de transmitir la propiedad de un negocio, la claridad es clave. Los posibles compradores deben conocer el importe total del pasivo y los acreedores implicados.

Para ello, es esencial recopilar estados financieros, declaraciones de impuestos y cualquier contrato o acuerdo existente.

Al adoptar este enfoque, el vendedor puede fomentar la confianza y evitar cualquier malentendido o problema legal en el futuro.

Antes de entablar negociaciones, es aconsejable contar con el asesoramiento de un experto legal o un asesor financiero.

Pueden orientarle sobre los requisitos legales y los posibles riesgos de vender una empresa.

Además, pueden ayudar a localizar posibles compradores y garantizar que el proceso de diligencia debida se lleve a cabo correctamente.

El vendedor debe ser franco sobre sus expectativas y las limitaciones que pueda tener. Esto incluye ser sincero sobre el estado de la empresa, las responsabilidades y las motivaciones subyacentes a la hora de vender una empresa con deudas.

La franqueza en este sentido puede ayudar a evitar cualquier disputa con el comprador y garantizar una transacción más fluida.

Por último, toda la documentación pertinente debe ser notariada e inscrita en el Registro Mercantil.

Esto incluye el acuerdo de compra, los documentos legales relacionados con la venta y cualquier transferencia de propiedad o de activos.

Esto ayuda a proteger al vendedor y al comprador de posibles complicaciones legales y garantiza el éxito de la transacción.

La transparencia es esencial para una venta efectiva de una empresa y debería ser una prioridad a la hora de vender una empresa.

Transparencia antes de vender una empresa con deudas

A la hora de transmitir la propiedad de un negocio, la claridad es clave. Los posibles compradores deben conocer el importe total del pasivo y los acreedores implicados.

Para ello, es esencial recopilar estados financieros, declaraciones de impuestos y cualquier contrato o acuerdo existente.

Al adoptar este enfoque, el vendedor puede fomentar la confianza y evitar cualquier malentendido o problema legal en el futuro.

Antes de entablar negociaciones, es aconsejable contar con el asesoramiento de un experto legal o un asesor financiero.

Pueden orientarle sobre los requisitos legales y los posibles riesgos de vender una empresa.

Además, pueden ayudar a localizar posibles compradores y garantizar que el proceso de diligencia debida se lleve a cabo correctamente.

El vendedor debe ser franco sobre sus expectativas y las limitaciones que pueda tener. Esto incluye ser sincero sobre el estado de la empresa, las responsabilidades y las motivaciones subyacentes de la venta. La franqueza en este sentido puede ayudar a evitar cualquier disputa con el comprador y garantizar una transacción más fluida.

Por último, toda la documentación pertinente debe ser notariada e inscrita en el Registro Mercantil.

Esto incluye el acuerdo de compra, los documentos legales relacionados con la venta y cualquier transferencia de propiedad o de activos.

Esto ayuda a proteger al vendedor y al comprador de posibles complicaciones legales y garantiza el éxito de la transacción.

La transparencia es esencial para una venta efectiva de una empresa y debería ser una prioridad a la hora de vender una empresa.

Liquidación ordenada y otras opciones

Cuando se trata de deshacerse de una empresa con pasivos, el primer paso debería ser ejecutar una liquidación ordenada.

Esto implica subastar los bienes y liquidar a los acreedores de forma ordenada para minimizar las pérdidas. Es crucial planificar con antelación y colaborar con un experto para garantizar que el procedimiento se lleva a cabo con precisión. Además, es esencial llevar a cabo la diligencia debida para asegurarse de que se registran todas las deudas y de que la liquidación se lleva a cabo de forma honesta y equitativa para todas las partes implicadas.

Otros métodos para deshacerse de una empresa con pasivo incluyen el cambio de administrador, la insolvencia voluntaria para disolver la empresa con pasivo o la reestructuración de la empresa.

Cada una de estas alternativas tiene sus propias ventajas e inconvenientes, y es importante sopesarlas cuidadosamente antes de tomar una decisión.

A pesar de la opción elegida, es vital ser sincero durante todo el proceso y tener todos los documentos requeridos autentificados y presentados en el Registro Mercantil.

Si una liquidación ordenada u otra opción no es viable, puede resultar atractivo simplemente cerrar la empresa con pasivo.

Sin embargo, esto puede tener graves consecuencias.

Los acreedores pueden perseguir al propietario individualmente, lo que puede acarrear complicaciones jurídicas y financieras.

Es esencial adoptar un enfoque proactivo para deshacerse de una empresa con pasivos y trabajar con expertos para asegurarse de que el proceso se lleva a cabo de forma correcta y equitativa para todas las partes implicadas.

Notarización y registro de documentos

La notarización y el registro de documentos son etapas cruciales a considerar al vender una empresa con deudas. Estos procesos son fundamentales para garantizar la validez y la legalidad de la transacción.

A continuación, se detallan los puntos clave relacionados con la notarización y el registro:

    • Notarización: La notarización implica que un notario público certifica la autenticidad de los documentos y las firmas involucradas en la transacción. Esto proporciona seguridad y validez legal a los acuerdos y contratos relacionados con la venta de la empresa.

    • Registro en el Registro Mercantil: El Registro Mercantil es un organismo encargado de mantener y registrar la información sobre las empresas y sus transacciones. Es esencial que todos los documentos relevantes relacionados con la venta de la empresa se registren adecuadamente en este registro. Esto incluye el acuerdo de compra, los estatutos actualizados de la empresa y cualquier otro documento legal relacionado.

    • Transparencia y acceso a la información: La notarización y el registro de documentos aseguran que todas las partes interesadas en la negociación tengan acceso a la información relevante y puedan tomar decisiones informadas. Esto incluye a los posibles compradores, acreedores y otros involucrados en la transacción.

    • Protección legal y claridad de la propiedad: La notarización y el registro de documentos brindan protección legal a todas las partes involucradas en la transacción. Estos procesos confirman la propiedad y la transferencia de los activos de la empresa, asegurando que los términos de la venta sean claros y legalmente vinculantes.

Es importante destacar que los procesos de notarización y registro pueden llevar tiempo, por lo que se recomienda iniciarlos lo antes posible para evitar retrasos innecesarios en la negociación.

Si no quiere venderla la opción es cerrar una empresa con deudas.

El cierre de una empresa con deudas es una decisión difícil, pero en algunas situaciones puede ser la única opción viable.

Aquí hay algunos puntos clave a considerar al cerrar una empresa con deudas:

    • Evaluar la situación: Evalúa de manera realista la situación financiera de tu empresa y determina si hay posibilidades de revertir la situación. Si las deudas son significativas y no puedes generar suficientes ingresos para cubrirlas, puede ser el momento de considerar el cierre.

    • Negociar con los acreedores: Antes de cerrar la empresa, intenta negociar con tus acreedores. Comunícate con ellos y explícales tu situación. Pide plazos de pago o busca acuerdos de reducción de deudas. Algunos acreedores pueden estar dispuestos a encontrar soluciones alternativas para evitar la bancarrota.

    • Planificar el cierre: Elabora un plan detallado que incluya qué activos se venderán, qué deudas se pagarán y qué procedimientos legales se seguirán. Tener un plan claro te ayudará a manejar el proceso de cierre de manera más efectiva.

    • Notificar a empleados y clientes: Es crucial informar a tus empleados y clientes sobre el cierre de la empresa. Tus empleados deben estar al tanto de la situación laboral y tus clientes deben saber que dejarás de operar. Proporciona información clara y responde a sus preguntas.

    • Vender activos para pagar deudas: Para saldar las deudas, deberás vender los activos de la empresa. Esto puede incluir equipos, propiedades u otras posesiones. Asegúrate de obtener el mejor precio posible por tus activos para pagar la mayor parte de tus deudas.

    • Cerrar cuentas y cancelar contratos: Una vez que hayas vendido los activos y pagado las deudas, cierra las cuentas bancarias de la empresa y cancela los contratos restantes, como arrendamientos, pólizas de seguro y contratos de servicios públicos. Informa a los proveedores, clientes y autoridades pertinentes sobre el cierre de la empresa.

Cabe mencionar que, como alternativa al cierre, también puedes considerar la opción de adquirir otra empresa ya constituida.

Esto te permitiría seguir operando o incluso iniciar un nuevo proyecto en el futuro. Existen empresas especializadas en la venta y compra de sociedades que podrían ayudarte a encontrar una empresa que se ajuste a tus necesidades y objetivos.

Recuerda que cerrar una empresa con deudas no es una decisión fácil, pero seguir estos pasos y obtener asesoramiento profesional te ayudará a realizar el proceso de manera más efectiva y menos estresante.

Scroll al inicio
×

Hola! preguntame.

×