TPV – Todo lo que necesitas saber: tipos, funcionamiento y ventajas

Índice

El TPV o Terminal Punto de Venta es un dispositivo muy utilizado hoy en día para realizar pagos con tarjeta en establecimientos comerciales.

Con el avance de la tecnología, el uso de los TPV se ha vuelto cada vez más frecuente y, por ende, se han creado diversas opciones y soluciones que se adaptan a las necesidades de cada negocio.

En este artículo, te explicaremos qué es el TPV, cómo funciona y cuáles son sus diferentes tipos.

También hablaremos de las ventajas que ofrece y de los requisitos necesarios para su implementación.

Y las facilidades que nos da tanto para los clientes como la comodidad como a nivel interno para poder tener controlada todas las ventas, factura, IVA.

Además, si te interesa conocer cómo cobrar sin tarjeta en una terminal, también te presentaremos algunas opciones. ¡Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre el TPV!

¿Qué es el pago TPV?

El TPV (Terminal Punto de Venta) es el sistema integral que gestiona las ventas de un establecimiento. Este sistema unificado abarca desde la realización del cobro hasta la impresión del ticket para el cliente, pasando por el control del stock de la tienda. En cierto modo, el TPV ha reemplazado a la tradicional caja registradora, ya que, además de permitir el pago en efectivo, facilita el pago con tarjeta, una opción imprescindible en la actualidad, y permite gestionar el stock.

Para llevar a cabo todas estas operaciones, un TPV debe contar no solo con un software de gestión, sino también con un cajón para el dinero en efectivo, una pantalla, un lector de códigos de barras y un lector de tarjetas o datáfono.

Además, el TPV no solo existe para las tiendas físicas. También hay una versión para los eCommerce conocida como TPV Virtual. Este sistema permite gestionar los cobros con tarjetas de crédito o débito a través de internet.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de pago con tarjeta?

Una de las innovaciones más significativas que ha introducido el TPV es el datáfono, un dispositivo que permite a los comercios realizar cobros con tarjeta. Según nuestro último informe, “El futuro de la aceptación de pagos 2019”, el 72% de los consumidores ya utilizan este método de pago en su vida cotidiana. Para entender la relevancia de este dispositivo en las ventas de cualquier comercio, tienda o establecimiento de hostelería y restauración, es crucial conocer los detalles que se esconden detrás de cada pago con tarjeta. Aunque a simple vista pueda parecer una operación sencilla, en realidad implica una gestión virtual compleja en la que intervienen hasta cinco actores distintos:

  • Emisor: Este es el banco que proporciona la tarjeta al cliente y asegura que hay fondos disponibles en su cuenta.
  • Titular de la tarjeta: El cliente, quien efectúa el pago en la tienda física o a través de un TPV virtual u online.
  • Vendedor: La tienda o comercio que cuenta con un TPV y datáfono físico (en el local) o una pasarela de pago online (en el eCommerce) para aceptar el cobro con tarjeta.
  • Adquiriente: La empresa querecibe los datos de la tarjeta del cliente y, tras aplicar los procesos de seguridad correspondientes, transfiere el dinero a la cuenta del vendedor. El adquiriente actúa como mediador entre el vendedor y el esquema de tarjetas.
  • Esquema de tarjetas: Las grandes marcas que administran las tarjetas (Visa, MasterCard, American Express…) verificando que sean legítimas y enviando todos los datos al emisor, es decir, el banco.

Este proceso garantiza que cada transacción sea segura y eficiente, facilitando así la experiencia de compra tanto para el cliente como para el vendedor.

¿Qué diferencia hay entre TPV y datáfono?

Ambos son dispositivos que se utilizan para procesar pagos electrónicos, pero existen algunas diferencias importantes entre ellos.

El TPV, o Terminal Punto de Venta, es un dispositivo más avanzado que puede conectarse a una red de pagos electrónicos, mientras que el datáfono es un dispositivo más básico que solo puede realizar transacciones con tarjetas de crédito o débito.

Además, el TPV también puede realizar otras funciones, como la gestión de inventarios, la emisión de facturas y el seguimiento de las ventas. El datáfono, por otro lado, se utiliza principalmente para procesar pagos electrónicos en el lugar de venta.

En términos de tamaño, el TPV suele ser más grande y pesado que el datáfono, lo que significa que es menos portátil. Por otro lado, el datáfono es más pequeño y liviano, lo que lo hace más fácil de transportar y utilizar en el campo.

En resumen, mientras que el datáfono es una herramienta básica para procesar pagos electrónicos, el TPV es un dispositivo más completo que ofrece funciones adicionales y se utiliza en una variedad de industrias y situaciones.

Comparte en tus redes sociales.

Scroll al inicio
×

Hola! preguntame.

×